Mes: febrero 2017

Experiencias en Tinder: Cita 4/21 – #21citasdeTinder

Todo comenzó cuando mi amiga la que me recomienda hombres en Tinder me recomendó a Antonio. -Podéis hacer un gran proyecto juntos- me dijo. Era un señor de unos 150 años más que yo con una descripción eterna. Al final decía “Estoy escribiendo una novela sobre Tinder”. Le di un like. Es que ya no tengo ni filtro.

Acabó siendo un match y acabó cayéndome bien. En un momento de su vida decidió que era buena idea enviarme partes de su novela por email. Así que, inocente de mí, comencé una lectura en diagonal de las 879 páginas que me envió en varios words. Era una novela totalmente biográfica en la que contaba sin escatimar en detalles todos los tipos de experiencias que había tenido con mujeres de Tinder y otras webs de contactos, porque como ya os he contado, es un señor mayor y antiguamente se usaban otras cosas. Desde mi silla leyendo su novela podía oler el personaje principal (véase Antonio), apestando entre humo y sudor. Las mujeres de sus encuentros también escribían sobre él, y había en todas ellas cierto rencor. Mi alerta “este señor no es de fiar” me quería decir algo.

Pero Antonio el anciano me dijo que quedáramos. Y como en el fondo estoy haciendo un experimento sociológico y me podía ser útil su experiencia escribiendo sobre Tinder le dije que sí. Me hizo tres propuestas:

  1. Patinar → No lo vi apropiado por miedo a que se cayera y se rompiera la cadera.
  2. Robar ropa interior del primark → No lo vi apropiado en general.
  3. Hacernos militantes de UPyD → No se pudo llevar a cabo porque la sede de UPyD ahora es una carnicería.

En fin, finalmente acepté quedar con él en un sitio muy público. Le avisé de que me había comprado una picadora de alimentos y que la pensaba llevar a nuestro encuentro por si acaso. También escribí a varios amigos diciéndoles que si yo desaparecía acudieran a la policía contando esta historia. Y cuando estaba llegando a nuestro punto de encuentro me fijé dónde estaba la comisaría más cercana. ¿Confío en la policía? No, pero nunca se es precavida de más.

CITA 4/21 – ANTONIO

Se me hizo raro que no andara con taca-taca, que no tuviera alzheimer y que en general pareciera normal. Pensé que la verdad es que no era tan mayor y que es posible que yo ya no tenga 18 años. Pero luego me hizo dar una vuelta enorme por Madrid y me metió en un bar de ancianísimos, y se me pasó la idea.

Me contó la historia de su novela y aprovechó para narrarme varias de sus aventuras con mujeres mientras yo iba poniendo cara de “demasiada información”. En los primeros 15 minutos ya me había enunciado cómo le echaron de una web de contactos por corregir faltas de ortografía al dueño. Era claramente una falacia, pero qué tío, poco a poco me iba cayendo bien con sus historias medio falsas medio ciertas.

Parecido real con sus fotos de Tinder: Ninguna. No he visto jamás a nadie con peores fotos: desenfocadas, cortadas, y especialmente malas. Tiene un par de fotos en las que se aprecia que es DJ en una discoteca indie. Ser DJ: la profesión que más odio. El Indie: el género que más odio. Reconozco que conocí Viento de Cara cuando los de Supersubmarina tuvieron el accidente. Pero para solo pinchar Izal y Sidonie se sabía unas cuantas canciones de reggaeton que no dudó en cantar acompañando la música de fondo.

Parecido real con su descripción de Tinder: Excepto lo de la novela de Tinder todo era mentira, confesó la mitad y la otra mitad no hizo falta, se delató él solo. Había varias referencias culturales a cosas antiguas que no conocía. En general era una buena descripción, a pesar de ser falsa.

Pros:

  • Se las dio de entendido con el vino al principio, pero en realidad no tenía ni idea de vino. La gente que sabe de vinos no es de fiar.
  • Fui al baño y al salir me preguntó si había cagado. Se medio arrepintió de preguntarlo, pero me hizo gracia.
  • Supo reírse de sí mismo. Y de los demás, que es más importante.
  • En realidad no fue necesaria la picadora de alimentos, pobre Antonio.
  • Qué cabrón, tenía sonrisilla arrebatadora.

Contras:

  • Es muy fan del mundo del corazón de los años 80 y 90, pero prefiere llamarlo cultura y/o historia de España.
  • Me dijo que tengo una cara plana y que el colorete ya no se lleva. Esto me dolió mucho porque el colorete es la base de mi maquillaje y la base de mi vida.
  • Le pregunté a qué hermano salvaría en caso de que los tres estuvieran al borde de la muerte y solo pudiera salvar a uno. Me dijo sin remordimientos que se cargaría a los tres.
  • Su compañera de piso le lava la ropa y su madre los tuppers. No se las merece. Y ya tiene una edad.

Silencios incómodos: Joder, ninguno, no se calló. Me decía “solo estoy hablando yo” y luego seguía hablando diez minutos él a toda velocidad. Solo me daba tiempo a hacerle alguna pregunta entre sermón y sermón.

Atuendo: Iba vestido como podía ir cualquier otro día en su vida. Me pareció bien. Yo llevaba mi atuendo específicamente creado para las citas de Tinder, siempre triunfando.

Remordimientos por emplearle para mi estudio sociológico: Menos mil.

Parecido con cualquier hombre de fuera de Tinder: Menos quinientos. Quién es DJ y a la vez escritor de novelas sobre Tinder.

 

Espero no haber ofendido a nadie con esta cita cuatro de veinituno, que está la masculinidad muy susceptible estos días. Sobre todo espero no haber ofendido al protagonista. Joven Antonio, espero que no hayas sufrido demasiado. Por cierto, tengo que decir en pro de su libro que esta cita ocurrió hace un año, aunque claramente no haya sido así.

Y me despido con este chaval que no es Antonio, ya sí que sí.

01.jpg

Tanta ansia por subir su perfil a Tinder que se le olvidó escribir a qué parque de bomberos le han destinado.

 

Tipos de hombres en Tinder: el ejemplar PACMA

Hace unas semanas os contaba acerca del ejemplar de hombre en Tinder más extendido: el entrenador personal. Esta semana la he dedicado a la investigación, y la verdad es que como conclusión, creo que hay otro tipo de hombre en Tinder igual o más extendido que el amado musculitos: el ejemplar PACMA (Partido Animalista Contra el Maltrato Animal). No obstante, lo he nombrado PACMA como podía haberle llamado Ejemplar Aparezco en mis Fotos con Animales Just For Aparentar. La madre qué poco quiere la gente a los animales. Y os habla una persona sin un cariño especial por la fauna.

En definitiva, aquellas que estáis en Tinder sabéis de sobra a qué me refiero. Si elimináramos de la app a los entrenadores personales y a los PACMA quedarían personas interesantes los otros tipos de razas masculinas no tan extendidas. Minorías étnicas.

Allá vamos.

EL EJEMPLAR PACMA

Del lat. anĭmal, -ālis.

Sinónimos: animalista, veterinario, toco animales raros, tengo más dinero que tú y por eso viajo a lugares exóticos con animales exóticos, tengo mascota, pasaba por el zoo y me he hecho una foto.

Clásico PACMA nº 1: el bebé trigre

01.jpg

Dani es un clásico de Tinder: quién no ha dado un bibe a un tigre bebé. QUIÉN NO.

Quienes no tenéis Tinder diréis: “Qué exagerada, pero si es monísimo”. Sí, es súper tierno que un chiquín le de el biberón a un minitrigre, la primera vez. Venga hombre, ya no me impresionáis. Dejad de amamantar a animales que les vais a provocar un corte de digestión.

Clásico PACMA nº 2: el elefante

02

Por supuesto, montando en elefante. Y quién no.

Cuando eres pequeña te dicen que los elefantes son majestuosos y peligrosos. 18 años después estás en Tinder y descubres ¡que no! ¡Pero si son los animales más majos del planeta! ¡Van siempre en fila contentos y cantando! ¿Qué puede hacer un ser humano mejor que montarse en sus lomos y cabalgar al viento? Además, por supuesto que les hemos preguntado antes, afirman estar encantadísimos de darnos paseos disfrazados de monjes budistas y echándoles flashazos. Para eso Noé les hizo un sitio en su arca.

Clásico PACMA nº 3: el tigretón

03.jpg

No todo el mundo tiene la oportunidad de tocar un tigre bebé, algunos también tocan adultos. Acabáramos.

Lo típico, ¿no? Vas paseando por la acera y de repente hay un tigre tumbado. ¡Hay que sacar el móvil cuanto antes! Por favor, mirad al tigre de la foto. Está hartísimo de los humanos, solo queda en él resignación.

Este no es un clásico pero es muy PACMA:

04.jpg

Todo me encanta. El superman de los animales abandonados se desacredita a sí mismo tres palabras después.

Quien le encuentre que le de un like. Quiero saber cómo va su misión rescatadora de gatitos y perros callejeros jajajaja bueno igual solo ha pasado una vez pero cuenta como que ha pasado.

Clásico PACMA nº 4: esa cosa

05.jpg

Estoy 89% segura de que se ha inventado el animal de la foto con una impresora 3D. ¿Tiene tres ojos? No le entiendo.

Otra cosa muy importante que os voy a decir: no perdáis nunca de vista vuestra meta en Tinder: hemos venido a ligar. Los animales son el camino, no la meta. Deben ayudarnos a alcanzar el objetivo final. Si comprobáis, el chico de arriba lo hace muy bien, nos cuela un animal raro (juro que sigo sin saber dónde tiene los ojos, no descarto que sea un peluche) pero nos dice que está soltero. Si queréis ligar con animales os lanzo la idea de crear una nueva app con ese fin. No olvidéis realizar un estudio de mercado antes, no vaya a ser que no tengáis público interesado.

Clásico PACMA nº 5: el canguro

06

El típico viaje a Australia incluye tocar un majísimo canguro en un parque.

Sí, mirad el canguro, tiene cara de querer ser tu mejor amigo. NO OS FIÉIS. El otro día vi este vídeo y sigo teniendo pesadillas de canguros fusionados con la cabra del Día de la Bestia. No toquéis tanto a los animales, joder, que luego pasa lo que pasa.

Clásico PACMA nº 5: el mono

07.jpg

Javier también se fue de viaje a tocar animalitos que le regalaron platanitos.

Monos, ¡Monos! Tampoco os fiéis. O es que no habéis visto JUMANJI, JODER. Qué obsesión con tocar animalitos que no están hechos para gustar a los humanos.

Aunque… reconozco que al monito de Javier le aceptaba un platanito de esos. Mírale qué riquillo. Puede ser igualmente que me esté inventando la fruta y que tampoco sea un platanito.

Clásico PACMA nº 6: el avestruz

08.jpg

Poj claro, quién no monta en avestruz a diario en su granja

El típico hombre PACMA comprometido con el bienestar animal. Me atrevería a decir que le ha pelado las patas y le ha puesto tacones. Qué estará pensando la pobre.

¿Clásico? PACMA nº 7: la gallina

09.jpg

Si no has viajado a Tailandia entre elefantes, siempre te quedará la gallina del pueblo

Mira, si queréis un amor en serio, comprometido y leal, darle un like a este señor con su gallina. Lo mismo te hace un caldo de pollo que te quita el virus del ordenador. Y no hace escalada, o sea que seguramente no te obligue a hacer escalada. Y mirad qué tierras más verdes tiene.

¿Clásico? PACMA nº 8: el antiPACMA

10.jpg

Ole, ole y ole, ¡viva el Toro de la Vega!

¿Qué atrae más que un torero? NADA. Bueno sí, se me ocurre algo: cualquier otra cosa. En realidad solo puedo mirar al hombre de la foto y soñar que eso que tiene en la mano es un queso y me lo va a dejar ahora mismo en mi puerta como ofrenda por citarle en Me metí en Tinder.

Y poco más, amigos y amigas. En realidad tengo unas 150 fotos más del ejemplar PACMA, pero me las dejo para más adelante cuando ya se me hayan acabado los temas de los que hablar y haya que reutilizar.

Me despido ya. Pero antes os animo a usar la opción “Recomendar X a tus amigos” cuando estáis viendo perfiles de muchachos o muchachas y creéis que habéis encontrado el amor de la vida… de otra persona. Tengo amigas que se han hecho Tinder por el mero placer y me envían oportunidades que creen que no debería dejar pasar:

11.jpg

Un señor cualquiera de 48 años yo diría que de Majadahonda. Qué más puedo pedirle al mundo.

Si encontráis alguna foto que creáis que pueda ser digna de aparecer en este blog (hombre, mujer u otros) podéis enviarla a memetientinder@memetientinder.com. Gracias, guapines.

 

Un San Valentín en Tinder – ¿Qué quieren los hombres?

Nada me hace más feliz que pasar este día tan romántico, tierno, bello, pasional, amoroso, dulce, cariñoso, y nada impuesto por el sistema capitalista, con mis amantes del Tinder. He recabado algunos pantallazos basados en el amor que ocurren en esta aplicación y los expongo a continuación para todos vosotros, marineros, soldados, solteros, casados.

Porque todos pensabais que a Tinder se viene a ligar, pero no señorines. Aquí hay gente pa to. Cómo se nota que no estáis en Tinder, qué os gusta una crítica fácil. Pues deberíais.

¿Qué quieren los hombres?

Los hombres quieren amistad

01.jpg

Aquí el colega viene a pasarla bien y a hacer amigas. ¡Ah! y a reír. No como el resto que venimos a ver si lloramos un poquito.

Claro que sí, qué os creíais, ¿que la gente es tan superficial como para buscar un amigovio por Tinder? No majos, aquí se viene a hacer amigos DE LOS DE VERDÁ. Así que la próxima vez que vuestros coleguis os dejen tirados un viernes noche y no tengáis plan… ya sabéis qué buscar en la tienda esa de las apps, que ahora mismo no me acuerdo de cómo se llama, pero vamos, la tenéis descargada en vuestros esmarfons.

Los hombres quieren cosas serias

02.jpg

Estado civil desaprovechado. Y pide respeto, con un par (de admiraciones)

Pues es que Sergio tiene toda la razón. A Tinder no va uno a perder el tiempo, y menos en una fecha tan señalada como San Valentín. Uno viene a encontrar a alguien que le acompañe durante toda la vida y futuras si existe la reencarnación. Así, soñando en pequeñito en una app para ligar.

03.jpg

¿Todavía existe algo en serio? ¿O es todo cartón piedra?

Pues eso, seguro que pensábais que Tinder está lleno de muchachos (o muchachas) que solo quieren noches de desenfreno. Pues os equivocáis. Aquí la gente se lo toma demasiado muy en serio. Ahora, es posible que no os nieguen una noche de desenfreno, pa qué engañarnos. Tampoco creo que os vaya a sentar mal.

04

Este SER MANCHEGO busca algo serio y alcohol a partes iguales

Todo mal. Confesar que te gusta el alcohol cual hobbie, subir una foto de botellas, y acto seguido pedir una relación seria y estabilidad… Qué típico de San Valentín. Y además te cuela un Hakuna Matata para rematar, y ¡ojo! que añade de cosecha propia un vive y deja vivir, en mayúsuculas. Ay, si Alonso Quijano te viera.

05.jpg

¡¡Nada de sexo y cosas de esas!!

¡Mujer, por favor! ¡Qué cosas! ¿Rolletes? ¿Sexo? ¡¡Por dios!! ¡¡¡Sé más responsable!!! Parece mentira, necesitas “dos dedos de frente así entre comillas porque sin las comillas no sabemos qué significa”. Sé responsable pero sé divertida y comparte todo eso con este fantástico hombre de sus sueños que esquía en Xanadú.

También me acabo de dar cuenta que la gente en Tinder tiene problemas en sus descripciones con los dobles espacios, se vienen arriba y dar solo una vez a la tecla les parece insuficiente. Es posible que acabe haciendo un post al respecto, aunque también es bastante posible que no.

06.jpg

Ojalá mujer que tu primer recuerdo con él sea tu lengua en la pantalla del móvil quitándole ese pegote de tarta de su nariz.

 

Los hombres quieren, ¿qué quieren?

07

pa wapo tú

 

Los hombres quieren darte la turra

08.jpg

No surgió.

 

Los hombres quieren ofrecer su corazón (Fito Páez)

09.jpg

Este chico es demasiado profundo para Tinder, no está preparado para la era de la tecnología.

Quiero terminar diciendo que acabo de hervir mejillones y me he dado cuenta de que estaban vivos y les he oído gritar. Y joder, como que mal.

¡Ah bueno! y mirad a Desmond. Qué feliz me creía yo cuando le di mi superlike:

10.jpg

Engañé entrecomillado CUATRO VECES. Y no son suficientes. No era Desmond Hume jejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejeejejejejeejejejeejejeej (…)

Experiencias en Tinder: Cita 3/21 – #21citasdeTinder

Y ahí estaba él cuando llegué yo a nuestro encuentro. Estaba leyendo un libro, claramente para hacerse el interesante. -¿50 sombras de Grey? – Le dije yo. -¿Eh? -Me contestó él, perdidísimo. En ese mismo instante supe que no iba a ser el hombre de mi vida. Pero ni el de la noche, si me apuras.

Así empezó mi tercera cita de Tinder. Fracasando desde el segundo menos uno, que fue cuando le vi leyendo en la salida del metro.

Era murcianico acho, pero sin acento. Y obviamente no lo ponía en su descripción porque a Dios pongo por testigo que si alguien pone que es murciano en su descripción de Tinder está condenado a una vida en soledad. Pero en el fondo esperaba que tuviera acentico porque nada me parece más divertido que este vídeo que habré visto 245.393 veces. Puede parecer que desprecio cualquier forma de vida murciana, pero es todo apariencia.

Parecido real con sus fotos de Tinder: Totalmente igual si se hubiera presentado con su DeLorean a nuestra cita en el año 2005. El caso es que debí haber sospechado del atuendo tan del dos mil cinco que llevaba en sus fotos de Tinder. Pues eso, el chaval ha debido vivir mucho en estos 10 años que han pasado entre sus fotos y el día de la Cita 3.

Parecido real con su descripción de Tinder: Ponía que era guionista, y me lancé al like. A una, que le pierde el cine. Y en efecto, era guionista. De hecho me contó un guión entero que había escrito, pero no os lo puedo trasladar porque me dio un momento de déficit de atención y solo recuerdo decirle “qué interesante” al final y pensar “que no me haga preguntas porfavó”.

Pros:

  • Le gané en una discusión sobre cine que ahora mismo no puedo decir ni de qué iba. Pero me quedé tan a gustico. Me dio la razón.
  • Me enterneció saber que había llegado a Madrid hacía poco porque iba a cumplir su American Dream de trabajar en el cine en la gran capital. 50% La La Land, 50% Didi en Hollywood. Ay, los murcianicos, qué ternura. Más ternura que Paul Newman en bici.
  • Bajó al baño y estuvo sospechosamente mucho tiempo. ¿Caca? You never can tell. Ay, los murcianicos, qué ternura. Más ternura que el supermeneo de los Goonies.

Contras:

  • Tenía un ligero tic, y es que a medida que iba hablando se iba apoyando en la mesa. Primero las manos, luego los brazos, luego la cabeza. Acabó tumbadico encima de la mesa mientras hablaba de sus movidas como si aquello no fuera raro. Y yo así es que no me concentro. He intentado buscar imágenes en Google para usar de ejemplo pero solo salen mujeres sexys tumbadas (¡sorpresa!) y CREEDME que nada que ver.
  • Se le cayó al suelo una cerveza entera y empezó a hiperventilar y a ponerse rojo al nivel de poder forjar hierro en su cara. Podía haber resuelto el incidente con naturalidad, pero hasta el camarero tuvo que venir a decirle que no pasaba nada mientras se agachaba a fregar el suelo con la manica, porque por lo visto no tenían fregonas. El camarero fregando el suelo a un centímetro de nuestros zapatos y mi guionista a punto de implosionar. Aquel momento me pareció que duraba como Boyhood entero pero sin las elipsis.

Silencios incómodos: Nonstop. Como The Artist pero sin música. Se podría decir que el rato que echamos juntos fue en sí un silencio incómodo, incluso hasta cuando hablábamos. No como en Tinder que hablábamos normal. Así que ya sabéis, antes de pensar que vuestro match es por fin el definitivo, os recomiendo conocer en persona, por si no lo teníais pensado hacer. Sorpresas te da la vida. Como el final de Tarde para la Ira.

Atuendo: Nada que reseñar. Todo en orden, todo normal. 7/10 en Filmaffinity.

Remordimientos por emplearle para mi estudio sociológico: Pobrecico mío el murcianico.

Parecido con cualquier hombre de fuera de Tinder: Ahora he entendido por qué los Bajo Ulloa vendieron su goya en un cash converter. Los guionistas son gente especial.

¡Y hasta aquí todo por hoy! ¡Hasta la próxima, lectoras y lectores!

01.jpg

Hola pues le gusta mucho el rosbif con patatas, que le sale redondo todo

Preguntas frecuentes sobre Tinder

Vaya dedicado este post a todos mis familiares que están pensando en hacerse Tinder. ¡Hay que echarse pa’lante, ánimos!

He recopilado varias preguntas de entre las muchas que la propia aplicación contesta en su web. A estas preguntas he añadido varias dudas de la gente real, población española, concretamente familia mía. Todas estas dudas se les han ocurrido así por sí mismos, bajo ningún tipo de presión.

Et voilà!

FAQs (fucks) sobre Tinder de Tinder en Tinder para Tinder mediante Tinder

  • Tengo un perfil verificado en Facebook, Twitter o Instagram, ¿puedo tener uno en Tinder?

01.jpg

Tinder te dice que si eres famoso lo demuestres. Solo has de mandar un email con la foto de tu DNI por ambas caras y tu canal de Youtuber que te ha hecho llegar a la cima. Conseguirás tu tick azul.

Pero… Una cosita… ¿EN SERIO? ¿Eres famoso y necesitas Tinder? ¿En qué clase de mundo estamos donde ya ni los famosos son capaces de ligar en un bar? La vida se va a la mierda, hermanas. Primero la capa de ozono y ahora los perfiles verificados en Tinder.

  • ¿Qué es Smart Photos?

02.jpg

Una vez tuve esa misma duda aquí en público, y fíjate que era tan fácil de solucionar como entrar en la sección de fucks de Tinder. Pero seamos serios, ¿qué milenial se lee esta sección? ¿O qué persona normal se las lee?

En resumen, Tinder se dedica a ordenar tus fotos de perfil según el tiempo que los pretendientes babosean en ellas. Si generas muchas babas en una foto, será la primera de tu perfil. ¡Súper apetecible! 🙂

Se puede desmarcar la opción, para aquellos y aquellas a los que les guste la incertidumbre.

  • ¿Puedo escribir a alguien que no sea mi match? (aka coincidencia)

03.jpg

Claro que no, cateto. Para hablar hay que triunfar. Haber enseñado más músculo.

El resto de preguntas no las he desplegado así que nos quedamos con la duda de saber cómo denunciar a alguien. ¡SPOILER! Se puede denunciar en comisaría.

  • ¿Cómo cambio mi nombre?

04.jpg

¿Quieres cambiar tu nombre en Tinder para que no te pillen la mentira? Pues ala majo, tienes trabajo. Casi mejor que te abras un nuevo Facebook y ya le pones el nombre, la edad y género que te venga en gana. Además, si no tienes género definido, Tinder también te deja elegir esa opción. Porque son lo más progre de los progres. Y eso que son americanos y allí gobierna Trump. ¿Os habíais enterado de esto último?

  • Uno de mis match ha desaparecido

05.jpg

“Me ha desaparecido un match” exclamas asombrada/o. Vaya, ¿por qué será? ¿qué extraño fenómeno acaba de ocurrir en Tinder? Si todo parecía ir bien, te dices.

Pues ha pasado que te han eliminado de su conjuro de amor y ya nunca podréis volver a chatear juntos. Se llama cancelar compatibilidad. Suena duro pero hay que sobreponerse lo antes posible. Hasta siempre, match. Fueron preciosos todos los momentos que compartimos… durante tres minutos.

Lo que pasa es que Tinder tiene que animarte de alguna manera: cierra sesión y vuelve a entrar, te dice. Enciende y apaga el router. Mil veces. Ya verás como sí, hay que ser positivos.

FAQs (más) reales sobre Tinder

  • ¿Soy un freak si uso Tinder?

A ver, hay que superar esta primera fase cuanto antes. Mira, sí, estoy en Tinder. ¿Es lamentable? Puede. ¿Hay que utilizar las tecnologías disponibles en esta era? Totalmente. ¿Te arrepentirás? Muchas veces. ¿Te hará feliz? Te echarás unas risas. A veces compensa.

Al fin y al cabo, si alguien te ve en Tinder está exactamente en el mismo sitio que tú. Así que apechugad ambos.

  • ¿Es gracioso el Tinder?

Es muy gracioso. No hay otra palabra mejor para definirlo. Las risas que me echo no las encuentro en otro lado, si bien es posible que sea porque no hay gente así en otros lados.

  • ¿Te encuentras a alguien que conoces?

Muchísimas veces. A veces no les reconoces hasta que ves que tenéis 20 amigos en común. Y es entonces cuando reconoces un poco esa cara que hacía tiempo que no veías. Y dices “qué cabrón, en persona es tres veces más feo”.

Aquí mi pequeño consejo: dale un like. Mejor tomarlo con humor, porque hay muchas posibilidades de que la otra persona ya te haya visto a ti antes. Aunque siempre está la opción de marcarse un aquí no ha pasado nada, y si te cruzas a esa persona en el metro ocultarte tras un periódico. Leer una noticia en el móvil no vale, se te ve igual; tienes que comprar un periódico en papel. Aunque es posible que hoy en día alguien leyendo un periódico en papel llame más la atención, y esa persona que conoces y que te ha aparecido en Tinder te reconozca. Casi mejor que te pongas una máscara de V de Vendetta, que vas a llamar menos la atención. No sé, valora tú ya las opciones.

  • ¿No es un coñazo andar contando siempre tu vida a la gente?

Dios, SÍ. Muchísimo. Ya no soy capaz de seguir una conversación que empieza por un “¿a qué te dedicas?” Si no quieres mentir, copia tu respuesta en la app de notas de tu móvil y la pegas cuando te la hagan. No me agradezcas haberte ahorrado este tiempo.

  • ¿Soy muy mayor para usar Tinder?

Nunca se es muy mayor para ligar, qué caramba. Solo se vive una vez. Además, así aprendes también de tecnología. 2×1. Win-Win. El amor no tiene edad, que se lo digan al viudo de la Duquesa de Alba.

  • ¿Hay muchos locos/as?

Qué decir, Tinder es un campo minado de gente loca. Hay que tener mucho cuidado para no acabar mutilado por alguien poco cuerdo, pero entre medias hay gente aparentemente normal. Creo, nunca me he quedado el suficiente tiempo para comprobarlo.

  • ¿Vale para gays?

En efecto, es válido. Si eres hombre gay puedes decirle a Tinder que te muestre solo hombres. Y lo mismo con mujeres. Si bien es cierto que lesbianas y gays tienen otras apps que emplean con los mismos objetivos. En el futuro hablaremos de ellas, no os preocupéis, que no os dejaré a medias en esta respuesta.

Si alguien tiene alguna otra duda acerca de esta magnífica app, favor de no cohibirse, estaré encantadísima de contestarla.

Me despido, no sin antes enseñaros a quién me he encontrado hace escasos minutos en Tinder:

06.jpg

Por fin he dado mi primer superlike. ¡¡Y ha sido match!! Emocionada es poco. Ya os contaré como prosigue esta relación.